Formación online

Formación online en tiempos de Coronavirus: recomendaciones de la UNESCO

¿Cómo está afectando el Coronavirus a la formación online?

Sabemos que en la actualidad más de 1.500 millones de alumnos y alumnas a nivel mundial se han visto afectados por el Coronavirus. Y es que en 185 países se han cerrado escuelas, Institutos, universidades… Es por ello que la formación online ha aumentado su protagonismo, como único salvavidas para conseguir continuar con la educación.

Desde la Unesco, han querido lanzar 10 propuestas o recomendaciones acerca de la formación online, dirigidas al profesorado; buscando que se garantice la continuidad del aprendizaje durante el confinamiento.

1. Escoger la tecnología más pertinente

La UNESCO recomienda analizar el tipo de tecnología disponible y elegir la más pertinente para todos los estudiantes. En palabras del Organismo:

“Puede tratarse de plataformas de aprendizaje digital, lecciones por vídeos, los MOOC e incluso de la difusión de los cursos mediante cadenas de radio y canales de televisión.”

2. Carácter inclusivo

La segunda de las recomendaciones acerca de la formación online es el hecho de garantizar el carácter inclusivo de los programas de aprendizaje online. Con la aplicación de medidas que garanticen el acceso para todos los alumnos (alumnado con necesidades especiales, provientes de familias de ingresos bajos…)

3. Proteger la privacidad y la seguridad de los datos

En palabras de la UNESCO:

Hay que velar por que la utilización de las aplicaciones y plataformas no afecte la privacidad de los datos de los alumnos y alumnas.

4.  Analizar los problemas psicosociales del alumnado

Antes de impartir la enseñanza, los profesores y las profesoras deberán centrarse en los problemas psicosociales del alumnado. Poniendo énfasis en la importancia de la creación vínculos entre las escuelas, los docentes, los padres y madres, y el alumnado. Creando comunidades virtuales:

Para garantizar las interacciones sociales regulares, favorecer las medidas de protección social y responder a los problemas psicosociales a la que los alumnos y alumnas pueden verse confrontados en situaciones de aislamiento”.

5. Planificar con frecuencia el desarrollo de los programas

La quinta recomendación es que los equipos directivos y los docentes se reúnan de manera virtual para decidir sus objetivos (enseñanza de nuevos conocimientos, refuerzo de los ya adquiridos durante el curso…) y que se planifique de manera frecuente el desarrollo de los programas de aprendizaje online.

6. Asistencia sobre el uso de las TIC

Los centros deben proporcionar asistencia a docentes y alumnado en cuanto al uso de las TIC- Ayudarlos en el uso de la tecnología o la plataforma elegida.

7.  Limitar la cantidad de aplicaciones y de plataformas

El profesorado debe combinar los enfoques adecuados y limitar la cantidad de aplicaciones y de plataforma. No se debe abrumar a los estudiantes/ padres/ madres con descargas de una gran cantidad de apps y plataformas.

8.   Normas sobre formación online

Los centros, deben establecer las reglas de la educación online con las familias y el alumnado, y dar seguimiento al proceso de aprendizaje.

Tiempos de confinamiento

9.  Definir el tiempo de duración de las clases

El tiempo de las clases online deberá definirse en función del alumnado. Manteniendo un ritmo de enseñanza coherente alas aptitudes metacognitivas de los alumnos y las alumnas. Para ello ponen como ejemplo que las unidades de aprendizaje de primaria no deben sobrepasar los 20 minutos, mientras que la de secundaria los 40 minutos.

10. Crear comunidades entre el profesorado y favorecer los vínculos sociales

La última recomendación de la UNESCO en relación a la formación online, es que se creen comunidades virtuales de docentes, familias y directores de centros educativos. Para que en ellas se puedan realizar  intercambios de experiencias, debates sobre la gestión de las dificultades de aprendizaje, etc.

Publicado en Publicaciones y etiquetado , , .

Alba Gorgoso Villamarín